FRANCIA

https://pizarraytiza.com/index.php/2020/09/04/francia-abrio-hace-cuatro-dias-esta-es-la-situacion-de-sus-escuelas/

Le sigo porque siempre acierta.

REPETIR UNA MENTIRA NO LA CONVIERTE EN VERDAD. Mié Mar 01/09/2020 11:50 Entrada nueva en Pizarra y tiza.

Solo Alguien ha debido pensar que aquello de que "una mentira repetida 1000 veces se convierte en verdad" es cierto y, mal que me pese, está consiguiendo convencer a mucha gente.

Los políticos, todos, de uno y otro color, han afirmado que la vuelta al cole será segura. Lo han repetido sin descanso. Da igual que no hayan dado ni una razón para tal afirmación, lo importante ha sido decirlo una y otra vez, repetirlo en todo lugar y ante todo el mundo. Mascarillas, lavado y distancia mínima. Según los que mandan es todo lo que hace falta para retornar a los centros educativos en condiciones. En otro momento, no solo los docentes sino también el resto de la humanidad se habría sentido ofendido y cabreado ante semejante plan de contingencia para hacer frente al virus -en clases minúsculas, muchas veces con mala ventilación y "abarrotadas hasta la bandera" si consideramos que, fuera de los centros, no se pueden reunir más de diez personas, por ejemplo-, pero no ahora. Ahora, a fuerza de repetirlo una y otra vez, la vuelta será segura para todos. No importa que nadie haya aclarado cómo hacerlo -quizá, es una idea, reduciendo horarios y, de ese modo, ratios, adaptando contenidos; además de implicando en el tema de la conciliación a las empresas empleadoras de los papás, reajustando sus horarios laborales, también-, se ha repetido tanto y tanto y tanto lo de la seguridad que le han dado carta de verdad. La vuelta será segura, sobre todo si se acude andando o en bici y eliminando el público en las actividades de Educación Física. ¿Que parece una broma? Puede que sí, pero yo lo encuentro muy triste, tan triste como que nadie, aparte de nosotros, los docentes, le ha echado cuentas a semejantes estupideces. Recordemos, repetir una y otra vez el mensaje de la seguridad es lo que ha calado. Cualquier otro, incluidos deslices propios del más torpe de los tontos, no tiene importancia.

Repetir, repetir y seguir repitiendo, por ejemplo, el mensaje de que los niños no contagian. Ya van dos estudios en pocos días. No parecen ni muchos ni muy fiables, pero son los suficientes si la maquinaria se pone en marcha, los medios se hacen eco de la noticia, y repiten, de nuevo, una y otra vez el mensaje. Es lo que han hecho y siguen haciendo. Al final, cala, que no lo dude nadie. Los estudiantes no contagian.

Repetir, repetir y seguir repitiendo, que los docentes son unos vagos y que lo que quieren es quedarse en la playa y no ir a trabajar. No importan los meses de trabajo desde casa, la dedicación extrema para adaptarnos en tiempo récord a una docencia nunca antes experimentada sin que ello afectara demasiado a las familias y a nuestro alumnado. A fuerza de decirlo unas veces e insinuarlo muchas otras, se ha conseguido que el resto de la sociedad piense que nuestro teletrabajo no ha sido responsable, que no hemos hecho nada, que llevamos seis meses de vacaciones y que hemos estado disfrutando de luz y alimentos cuando no estábamos haciendo méritos para merecerlos, por ejemplo otra vez.

Lo han hecho, lo han repetido y lo repetirán todas las veces que puedan. Las tres cosas. Porque las tres están relacionadas. Permitidme una reflexión muy simple. Si la vuelta al cole es segura y los niños no contagian, ¿de quién será la responsabilidad cuando en algún momento la cosa se desmadre en un centro y, ojalá no ocurra, tengamos que lamentar un fuerte rebrote, ingresos en UCIS o incluso algún fallecimiento? Lo habéis acertado. Nuestra. De los docentes vagos, irresponsables y vividores que no habremos sabido llevar a cabo nuestra labor correctamente. Nada es gratuito, ni siquiera los ataques hacia nosotros, que somos unos mandados.

Sin embargo, debemos recordarles algo a todos estos que pretenden echarnos el muerto encima: repetir una mentira, aunque sea 1000 veces, no la convierte en verdad.

La seguridad no existe.

No se sabe hasta que extremo se contagian y contagian los niños y adolescentes.

Los docentes sí queremos trabajar; pero con esa seguridad ahora mismo ausente, nuestra y de nuestro alumnado y sus familias y conocidos.

Estas son tres verdades, y no hace falta repetirlas 1000 veces, con una vez sobra cuando se tiene razón.

Pero sigan ustedes, señores políticos mandamases, repitiendo sus mentiras.

Repitan, repitan , repitan..., que eso no las convierten en verdad.

Que si unos pasan la la pelota y amenazan, tengamos a mano herramientas para defendernos.

Mucha fuerza a todos, familias y compañeros.

Porque soló si hay tiempo para el aburrimiento hay la posibilidad de fijarnos en lo aparentemente imperceptible.

Cómo pareciendo tan simple algo puede ser tan completo?

Para mi, el Ballet de los músicos.

Esto me lo regalo hace tiempo una familia. Ahora añadiría algunas cosas más pero para qué, el mensaje se entiende perfectamente.

I believe we will win the virus

Pitbull, no soy muy fan suyo pero esta canción me parece espectacular.

Trailer Flip classroom, la película.

Nuevo paradigma. Esto sí es futuro.

Después de estas realidades y muchas más, no pude más que recordar a mi estimado "Marinas"

y perdónenme el atrevimiento pero para mí es como de la familia.

"Sobre inteligencia y ética."

https://www.filco.es/jose-antonio-marina-la-filosofia-piensa-y-la-educacion-ejecuta/